miércoles, 27 de abril de 2016

El planeta enano Makemake tiene compañía

El Hubble ha descubierto que el este mundo en los confines del Sistema Solar esconde una luna pequeña y oscura

El planeta enano Makemake y su luna - NASA, ESA, A. Parker and M. Buie (Southwest Research Institute), W. Grundy (Lowell Observatory), and K. Noll (NASA GSFC)

Makemake es un planeta enano de nombre encantador (el de una deidad del pueblo Rapa Nui en la Isla de Pascua) que orbita las partes más externas del Sistema Solar. Pequeño y lejano, este mundo helado descubierto hace no mucho, en 2005, se resiste a desvelar sus secretos a los astrónomos. Hasta el punto de que es ahora, once años después de su hallazgo, que el telescopio espacial Hubble de la NASA ha descubierto que este cuerpo no está solo: le acompaña una luna pequeña y oscura.
La luna, a la que se ha llamado provisionalmente S/2015 (136472) y apodado de una manera mucho más fácil de recordar, MK 2, es más de 1.300 veces más débil que Makemake. Ha sido vista a unos 21.000 km del planeta enano, y su diámetro se estima en 160 km, mientras que el de Makemake es de 1.400.
Makemake, uno de los cinco planetas enanos reconocidos por la Unión Astronómica Internacional, está ubicado en el cinturón de Kuiper, una vasta reserva de material congelado sobrante de la construcción de nuestro Sistema Solar hace 4.500 millones de años y el hogar de varios planetas enanos. Algunos de estos mundos tienen satélites conocidos, pero este es el primer descubrimiento de un objeto acompañante a Makemake.
Curiosamente, hace cuatro años, investigadores habían descartado la existencia de lunas de más de 200 km de diámetro alrededor de Makemake. Pero la capacidad única del Hubble para ver objetos débiles cercanos a otros brillantes, junto con su aguda resolución, es lo que ha permitido a los astrónomos dar con la luna. El equipo observador utilizó la misma técnica para observar la luna que se empleó para la búsqueda de los pequeños satélites de Plutón en 2005, 2011 y 2012. Varias búsquedas anteriores alrededor de Makemake no habían dado resultado. «Nuestras estimaciones preliminares muestran que la órbita de la luna parece ser de canto, lo que significa que cuando nos fijábamos en el sistema no la veíamos, ya que se pierde en el resplandor brillante de Makemake», explica Alex Parker, del Southwest Research Institute, en Boulder, Colorado (EE.UU.), quien dirigió el análisis de las imágenes.
Según los investigadores, el descubrimiento de una luna puede proporcionar información valiosa sobre el sistema del planeta enano. Mediante la medición de la órbita de la luna, los astrónomos pueden calcular una masa para el sistema y obtener una idea de su evolución. El descubrimiento también refuerza la idea de que los planetas pequeños también tienen satélites. «Makemake forma parte de la clase de raros objetos similares a Plutón, por lo que encontrar una compañera es importante», dice Parker. «El descubrimiento de esta luna nos ha dado la oportunidad de estudiar Makemake con mucho mayor detalle de lo que jamás hubiéramos podido sin ella».
Encontrar a esta luna aumenta el paralelismo entre Plutón y Makemake. Ambos objetos son ya conocidos para estar cubiertos de metano congelado. Tal como se hizo con Plutón, un estudio adicional del satélite revelará fácilmente la densidad de Makemake, un resultado clave que indica si las composiciones de Plutón y Makemake son también similares.

¿De dónde ha salido?

Los investigadores necesitarán más observaciones del Hubble para hacer mediciones precisas que determinen si la órbita de la luna es elíptica o circular. Las estimaciones preliminares indican que si la luna está en una órbita circular, completa una órbita alrededor de Makemake en unos 12 días.
La determinación de la forma de la órbita de la Luna ayudará a resolver la cuestión de su origen. Una órbita circular ajustada significa que MK 2 es probablemente el producto de una colisión entre Makemake y otro objeto del Cinturón de Kuiper. Si la luna tiene una órbita amplia, alargada, es más probable que sea un objeto capturado del cinturón. Cualquiera de los casos probablemente habría ocurrido hace varios millones de años, cuando el sistema solar era joven.
Además, el descubrimiento puede haber resuelto un misterio acerca de Makemake. Estudios anteriores de infrarrojos del planeta enano revelaron que mientras que la superficie de Makemake es casi totalmente brillante y muy fría, aparecen algunas áreas más calientes que otras. Los astrónomos habían sugerido que esta discrepancia puede deberse a que el Sol calienta algunas zonas. Sin embargo, a menos que Makemake esté en una orientación especial, estas manchas oscuras deberían hacer que el brillo del planeta enano variara sustancialmente a medida que gira. Pero nunca se ha observado esta cantidad de variabilidad.
Lo que ocurre es que los datos infrarrojos anteriores no tenían suficiente resolución para separar Makemake de MK 2. Los nuevos análisis del equipo, basados en las nuevas observaciones del Hubble, indican que gran parte de la superficie más caliente previamente detectada en luz infrarroja puede ser, en realidad, la superficie oscura de la misteriosa compañera MK 2.


Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Translate

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Publicidad

Visitas

Publicidad

Popular Posts