martes, 29 de marzo de 2016

El Sol es capaz de emitir una llamarada que arrase la Tierra

Investigadores dicen que otras estrellas con un campo magnético similar al de la nuestra ya han lanzado superdestellos

El Sol envía una gran explosión de materiales en agosto del 2012. Días después pudieron contemplarse impresionantes auroras boreales - AIA/SDO/GODDARD SPACE FLIGHT CENTER/NASA

El Sol produce erupciones capaces de desbaratar las comunicaciones por radio y las fuentes de energía en la Tierra. Pero ¿podría emitir superllamaradas devastadoras como sí lo hacen otras estrellas, tan potentes como para causar grandes daños en nuestro planeta? Un equipo internacional de investigadores dirigido por Christoffer Karoff, de la Universidad de Aarhus, Dinamarca, cree que un evento tan extremo es poco probable, pero no imposible. Su estudio se publica en «Nature Communications».
La mayor erupción solar observada se llevó a cabo en septiembre de 1859, cuando cantidades gigantescas de plasma caliente de nuestra estrella vecina golpearon la Tierra. El 1 de septiembre de ese año, los astrónomos observaron cómo una de las manchas oscuras en la superficie del Sol se iluminó de pronto y brilló sobre la superficie solar. Este fenómeno no se había observado antes y nadie sabía lo que estaba por venir. En la mañana del 2 de septiembre, las primeras partículas de lo que ahora sabemos fue una enorme erupción en el Sol alcanzaron la Tierra.
La tormenta solar de 1859 es también conocido como el «Evento Carrington». Auroras asociadas con este evento se pudieron ver hasta el sur de Cuba y Hawái, el sistema de telégrafo en todo el mundo se volvió loco y registros de los núcleos de hielo de Groenlandia indican que la capa de ozono protectora de la Tierra fue dañada por las partículas energéticas de la tormenta solar.
El cosmos, sin embargo, contiene otras estrellas y algunas de ellas experimentan periódicamente erupciones que pueden ser hasta 10.000 veces más grandes que el evento Carrington.
Las erupciones solares se producen cuando grandes campos magnéticos se colapsan en la superficie del Sol. Cuando eso sucede, enormes cantidades de energía magnética se liberan. Christoffer Karoff y su equipo utilizaron las observaciones de los campos magnéticos en la superficie de casi 100.000 estrellas, hechas con el nuevo telescopio Guo Shou Jing en China, para demostrar que estos superdestellos se formaron probablemente a través del mismo mecanismo que las erupciones solares.
«Los campos magnéticos en la superficie de las estrellas con súperllamaradas son generalmente más fuertes que los campos magnéticos en la superficie del Sol, esto es exactamente lo que cabría esperar si los súperdestellos se forman de la misma manera que las erupciones solares», explica Christoffer Karoff.

No es imposible

Por lo tanto, no parece probable que el Sol sea capaz de crear una superllamarada de tal magnitud, porque su campo magnético es simplemente más débil. Sin embargo, de todas las estrellas con superdestellos que analizaron Christoffer Karoff y su equipo, alrededor del 10% tenían un campo magnético con una fuerza similar o más débil que el campo magnético del Sol. Por lo tanto, a pesar de que no es muy probable, no es imposible que el Sol podría producir una súperllamarada.
«Ciertamente no esperábamos encontrar estrellas con superllamaradas con campos magnéticos tan débiles como los campos magnéticos en el Sol. Esto abre la posibilidad de que el Sol podría generar una superllamarada, un pensamiento muy alarmante», estima Christoffer Karoff.
Si una erupción de este tamaño atacase la Tierra hoy, tendría consecuencias devastadoras. No sólo para todos los equipos electrónicos que utiliza la humanidad, sino también para nuestra atmósfera y, por lo tanto, para la capacidad de nuestro planeta para sustentar la vida.
La evidencia de los archivos geológicos ha demostrado que el Sol podría haber producido una pequeña superllamarada en el año 775 de nuestra era. Anillos de los árboles muestran que anormalmente grandes cantidades del isótopo radiactivo 14C se formaron en la atmósfera de la Tierra. El 14C se forma cuando las partículas de rayos cósmicos de nuestra galaxia, la Vía Láctea, o protones energéticos, especialmente desde el Sol, formados en relación con las grandes erupciones solares, entran en la atmósfera de la Tierra.
Los estudios realizados con el telescopio Guo Shou Jing apoyan la noción de que el evento en el año 775 era de hecho una pequeña superllamarada, es decir, una erupción solar de 10 a 100 veces más grande que la mayor erupción solar observada durante la era espacial.
El telescopio Guo Shou Jing, o LAMOST como también se le llama, está optimizado para obtener espectros de hasta 4.000 estrellas simultáneamente, ya que 4.000 fibras ópticas están conectadas al telescopio. Esto hace que sea posible la observación de 100.000 estrellas en sólo unas pocas semanas y es esta capacidad especial la que ha hecho posible la generación de los nuevos resultados.


Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Translate

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Publicidad

Visitas

Publicidad

Popular Posts