miércoles, 7 de octubre de 2015

Cómo responde el cerebro a las cosas buenas que le suceden a los demás

Investigadores de la University College of London (UCL) atribuyen a una parte concreta del cerebro, la «corteza cingulada anterior», la respuesta a estos estímulos que dependerían de la empatía

El estudio podría probar la relevancia de la «corteza cingulada anterior» en los desórdenes localizados en los comportamientos sociales

La forma en que nuestro cerebro responde a todo lo positivo que le sucede a las personas que nos rodean, depende del nivel de empatía. Esta es la conclusión a la que ha llegado la investigadora Patricia Lockwood de la University College of London (UCL) y su equipo en un estudio publicado este miércoles en «Journal of Neuroscience», informa la publicación especializada en ciencia phys.org.
En concreto, esta investigación muestra cómo una parte del cerebro denominada «Corteza cingulada anterior» (ACC, en sus siglas en inglés) parece particularmente atento a las buenas noticias de las otras personas, pero que su respuesta varía sustancialmente dependiente de los niveles de empatía. Es decir, personas que son consideradas como altamente empáticas la «corteza cingulada anterior»respondería sólo con lo bueno que le sucediera a la otra persona. Sin embargo, en el caso de individuos con niveles bajos de empatía, la ACC también reaccionaría a las malas noticias que pudieran afectarles.
Todo esto, en opinión de los investigadores de la University College of London, podría probar la relevancia de esta parte del cerebro en los desordenes de los comportamientos sociales y la empatía, incluyendo también la psicopatía y el autismo. Incluso podría generar estudios sobre cómo el cerebro responde a nuestros propios éxitos respecto al los demás en personas con desórdones en el comportamiento.

30 voluntarios

Para alcanzar estas conclusiones los investigadores escanearon los cerebros de 30 volutarios, de una edad comprendida entre los 19 y 32 años utilizando imágenes de resonancias magnéticas mientras miraban símbolos que predecían cómo ello u otra perosna iban a ganar dinero.
Los participantes también complementaban un cuestionario que evaluaba su nivel de empatía una semana antes de que se sometieran a la resonancia.
Uno de los autores del estudio, la profesora de la UCL Patricia Lockwood, ha afirmado sobre lo anterior que «la respuesta del cerebro variaba en las personas, según el nivel de empatía. Queríamos ver si los cerebros de personas con altos niveles de empatía responden particularmente a la buena fortuna de otras personas».
En este sentido, el estudio ha encontrado que la «Corteza cingulada anterior» (ACC, en inglés) se activaba en todos los voluntarios cuando alguien estaba muy próximo a ganar dinero. Sin embargo, había diferencias en la forma en que esta parte del cerebro se había especializado en sus reacciones, que parecían relacionadas con el nivel de empatía de los participantes.
Las personas cuya activación del ACC era la más especializada respecto de otras personas mostraron una respuesta solamente cuando las otras personas estaban muy próximas a lograr un beneficio. Estos voluntarios habían sido evaluados como altamente empáticos. Sin embargo, en caso opuesto esta parte del cerebro se activaba cuando estaban próximos a ser ellos quienes ganaban dinero. Estas personas habían sido clasificadas como poco empáticas.
El profesor Essi Viding ha reconocido que «estábamos muy expectantes en hallar las diferencias en cómo la gente con más empatía cambiaba la reacción de esta corteza en respuesta a los posibles beneficios de otras personas». Además, ha añadido que «futuras investigaciones serán necesarias para determinar si este grado de especialización también está presente en otros atributos junto a la empatía, como la competitividad de las personas».

Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Translate

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Publicidad

Visitas

Publicidad

Popular Posts