martes, 9 de junio de 2015

Adiós a conducir ebrio: la DGT de Estados Unidos presenta un sistema que bloquea el vehículo

El sistema se llama Driver Alcohol Detection System for Safety (DADSS), que impediría arrancar el coche si detecta que el conductor supera la tasa de alcohol en sangre permitida

El DADSS contiene un sistema de doble alcoholímetro que a través de haces de luz o sensores mediría la cantidad de alcohol en sangre

La National Highway Traffic Safety Agency, una agencia vinculada al gobierno de los Estados Unidos, ha presentado un sistema que podría acabar con la posibilidad de que un conductor bajo los efectos del alcohol pueda coger un coche. El sistema se llama Driver Alcohol Detection System for Safety (DADSS), que impediría arrancar el vehículo si la persona que se pone al volante excede los límietes de alcohol en sangre, que imponga cada país.
Según el organismo estadounidense, con el DADSS se persigue reducir el número de fallecidos en carretera por culpa de la bebida y acabar con esta mala práctica. Una tecnología, que apuntan expertos, podría aún tardar 8 años en comercializarse.

En qué consiste

A través de dos métodos, el sistema puede medir la cantidad de alcohol en sangre del conductor en menos de un segundo, y si este supera o no los límites legales. Si es así, el interesado no podrá arrancar.
El sistema esta formado en primer lugar, por una suerte de alcoholímetro pasivo instalado sobre el volante o integrado en la puerta del conductor, que detectaría en el aliento el nivel de alcohol. Mediante un haz de luz infrarroja dirigida hacia las moléculas de aire espiradas por el conductor, podría diferenciar entre las de dióxido de carbono y las de etanol, ya que cada una de ellas absorbe una cantidad de luz diferente. En base a esta relación, se podría estimar el nivel de alcohol del conductor.
Además, habría un segundo alcoholímetro añadido en el botón de encendido del motor o incluso en la palanca de cambios, que integraría un sensor que analiza el nivel de alcohol en sangre del conductor. Al posar el dedo sobre el sensor, un haz de luz se proyectaría sobre la piel del conductor, y a través de la espectroscopia infrarroja se puede determinar la cantidad de alcohol en sangre. Todo ello, se basa en que el etanol absorbe longitudes de onda muy concretas.


Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Translate

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Publicidad

Visitas

Publicidad

Popular Posts