jueves, 7 de diciembre de 2017

Descubren el agujero negro supermasivo más distante de todos los tiempos

Hasta ahora, es el objeto de este tipo más lejano que ha podido ser observado. Alcanza una masa de 800 millones de soles y existía en una etapa muy temprana del Universo

Representació del agujero negro descubierto, situado a cerca de 13.000 millones de años luz de distancia - Robin Dienel, Institución Carnegie para la Ciencia

¿Cómo creció el Universo después del Big Bang? ¿Por qué y cómo aparecieron las galaxias y las estrellas? La mejor forma de contestar a estas preguntas es coger un telescopio muy potente, cuanto más mejor, y tratar de mirar muy lejos. Desde allí llega la luz que el Universo liberó en el pasado, hace miles de millones de años, y que por eso permite ver una «diapositiva» de cómo era el Cosmos cuando apenas estaba dando sus primeros pasos. Siempre que los telescopios lo permitan, el límite está en el punto en que en el Universo aún no había aparecido la luz.
Una investigación dirigida por Eduardo Bañados, investigador de los Observatorios de la Institución Carnegie para la Ciencia, ha descubierto el agujero negro supermasivo más distante alguna vez observado. El objeto está situado a una distancia inimaginable, de más de 13.000 millones de años luz. De hecho, la luz estudiada por Bañados fue emitida cuando el Universo apenas tenía el 5 por ciento de la edad actual: es decir, unos 690 millones de años después del Big Bang. El hallazgo se ha publicado recientemente en la revista Nature.


Si, a pesar de la distancia, los astrónomos han podido detectar este objeto, es porque es extremadamente brillante. Para empezar, el agujero negro tiene una masa aproximada de 800 millones de soles (unas 200 veces más que Sagitario A, el agujero negro del centro de la Vía Láctea). Además, en el momento en que emitió la luz que ahora ha llegado a la Tierra, este agujero negro estaba absorbiendo enormes cantidades de materia en el centro de su galaxia, lo que le convertía en un cuásar, una fuente emisora de rayos X, luz visible y otras longitudes de onda y que está entre los objetos más brillantes del Universo.

El cuásar descubierto existía en la era de la reionización del Universo, y estaba rodeado por hidrógeno neutral (en azul)-Robin Dienel, Institución Carnegie para la Ciencia

Lo interesante de esta mole tragona de materia es, para Bañados, que supone un reto para las teorías que explican el nacimiento y evolución de los agujeros negros supermasivos: «Reunir toda esa masa (800 millones de soles) en menos de 690 millones de años (la edad del Universo cuando el objeto emitió la luz que ha llegado ahora a la Tierra) es un reto enorme para las teorías del crecimiento de agujeros negros», ha asegurado el astrofísico.
La respuesta a este dilema, la presencia de moles tan pesadas que en teoría requieren mucho tiempo para formarse en un Universo recién nacido, es que al comienzo las condiciones era distintas a las actuales. Por eso, en la actualidad podría ser imposible que se formaran agujeros negros mayores a la docena de masas solares.

Cuando el Universo era una sopa oscura

Después del Big Bang, el Universo era parecido a una gran sopa oscura de partículas extremadamente energéticas que se expandía y enfriaba a gran velocidad. Unos 400.000 años después de la gran explosión, las partículas se reunieron en torno a átomos de hidrógeno gaseoso neutral. Todo era oscuro hasta que la gravedad permitió que el hidrógeno se concentrara en algunos puntos hasta tal punto que la presión y la temperatura permitieron activar reacciones de fusión nuclear: y así nacieron estrellas y galaxias.
Estas comenzaron a liberar energía suficiente como para excitar el hidrógeno de los alrededores ionizarlo (al robarle un electrón), durante la llamada época de la reionización. Gracias a esto, poco a poco el Universo se hizo transparente a la luz, y los fotones pudieron viajar libremente por el espacio.
Apenas 690 millones de años después de que ocurriera esto, en plena época de la reionización, el agujero negro supermasivo observado por Eduardo Bañados alcanzaba los 800 millones de soles. ¿Cómo es posible, entonces, que en tan poco tiempo un objeto así acumulara tanta materia? ¿Hay algo que se esté pasando por alto?
Aún no hay forma de saberlo, per los autores han encontrado que los alrededores de este cuásar están plagados de hidrógeno neutral, ese tipo de gas anterior a la era de la reionización, y que indica que los astrónomos están ante un objeto muy antiguo.
Este agujero negro ha sido detectado gracias a unos instrumentos de los telescopios Magallanes de la Institución Carnegie para la Ciencia y la distancia se ha calculado gracias al desplazamiento hacia el rojo, un efecto que ocurre como consecuencia de la expansión del Universo y que recuerda a lo que ocurre cuando la sirena de una ambulancia se aleja o se acerca a nosotros: las ondas del sonido se desplazan hacia los graves o hacia los agudos; en este caso, la luz emitida por el cuásar se desplaza hacia el rojo porque se está alejando. Tanto que alcanza un desplazamiento en el rojo de 7,54, que equivale a alrededor de 13.000 millones de años luz de distancia.
Tal como ha explicado Xiaohui Fan, coautor del estudio e investigador en la Universidad de Arizona (EE.UU.), este orden de distancais hace que los cuásares sean extremadamente débiles en el cielo. «Hasta ahora solo se conocía un cuásar con un desplazamiento hacia el rojo mayor a siete, a pesar de la exhaustiva búsqueda».
Los astrónomos calculan que debe de haber entre 20 y 100 cuásares tan brillantes y lejanos como el descubierto por el equipo de Bañados en todo el cielo, por lo que esta investigación es realmente muy importante para explicar qué ocurría en el Universo cuando era extremadamente joven. Los próxima generación de telescopios, como el TMT o el Gran Telescopio de Magallanes, ayudarán mucho a este tipo de búsquedas.

Share:

sábado, 2 de diciembre de 2017

VIDEO: Descubren dos agujeros negros supermasivos condenados a colisionar

Dos objetos que eran catalogados como estrellas y que orbitan la galaxia Andrómeda han sido reclasificados como agujeros negros.

Agujeros negros J0045 + 41. NASA /CXC / University of Washington

Astrónomos que observan la principal galaxia espiral más cercana a la Vía Láctea han tomado una asombrosa foto cósmica de dos agujeros negros supermasivos situados prácticamente uno al lado del otro, según publica la revista Astrophysical Journal.
Al estudiar los datos de las estrellas obtenidos por el Observatorio Chandra de Rayos X de la NASA y la Fábrica Transitoria Intermedia Palomar de California, investigadores de la Universidad de Washington notaron una anomalía óptica. Ahora, ambos objetos que antes eran considerados dos estrellas que orbitan la galaxia Andrómeda, también conocida como M31, han sido reclasificados como agujeros negros.


Denominados J0045 + 41, estos agujeros negros estarían más cerca entre sí de lo que jamás se haya documentado en este tipo de fenómeno cósmico. Según los científicos, están ubicados a 2,6 millones de años luz de la Tierra.



"Esta es la primera vez que se encuentran pruebas tan sólidas de dos agujeros negros gigantes que orbitan", señaló Emily Levesque, de la Universidad de Washington.
Los astrónomos estaban observando estrellas, cuando de manera inesperada se toparon con los dos agujeros negros. "Estábamos buscando un tipo especial de estrella en la M31 y pensamos que habíamos encontrado una. Nos sorprendió y nos emocionó encontrar algo mucho más extraño", afirmó el líder del estudio, Trevor Dorn Wallenstein.
El equipo estima que los dos agujeros negros supermasivos "colisionarán" o "se combinarán". Pero este proceso podría durar entre 350 y 360.000 años.

Share:

viernes, 1 de diciembre de 2017

Superluna 2017: cómo ver la luna más grande del año

La madrugada del domingo al lunes nuestro satélite natural podrá contemplarse más grande y brillante. Es la única superluna del año

Superluna de noviembre de 2016, vista desde Tenerife - IAC

La madrugada del domingo (3 de diciembre) al lunes (4 de diciembre) aparecerá en el cielo la única superluna de 2017. Se trata de una luna llena en su perigeo, el punto más cercano de nuestro satélite en su órbita elíptica alrededor de la Tierra, lo que hará que parezca más grande y brillante. A simple vista es difícil detectar la diferencia de tamaño, pero sí podrá apreciarse que está mucho más luminosa que cualquier otra noche, motivo suficiente para echar un vistazo al cielo.


El nombre de superluna fue acuñado por el astrólogo Richard Nolle en 1979, por lo que a los astrónomos no les entusiasma demasiado. El nombre técnico para el fenómeno es «perigeo-sicigia» o Luna llena en su perigeo. Sicigia es una referencia a la configuración en línea recta de tres objetos astronómicos, en este caso, el Sol, la Luna y la Tierra. Además, el término popular parece indicar que vamos a ver algo fuera de lo normal, un mundo gigantesco cerca del horizonte, cuando lo cierto es que si nadie nos informara de la existencia del fenómeno, prácticamente no nos daríamos cuenta. En teoría, la superluna aparece hasta un 14% más grande y un 30% más brillante que de costumbre, cosa que no es fácil de discernir para los observadores terrestres. Pero esta es la única del año, y eso la hace especial.
La luna llena llegará el domingo a las 16.47 hora peninsular española. Nos pilla de día, pero alcanzará oficialmente el perigeo al día siguiente a las 9.45, cuando se encuentre a 357.492 kilómetros de distancia de la Tierra. Por eso, esa madrugada será el momento ideal para contemplarla.
El perigeo de esta superluna no es el más cercano de este año, que ocurrió el 25 de mayo, cuando la luna nueva se situó a 357,208 km de distancia de la Tierra. Pero como esa fecha no coincidía con una luna llena, no se considera superluna. La distancia promedio entre nuestro planeta y su satélite es de 382.900 km.

Eclipse de Luna Azul

Esta superluna precederá a otras dos que se verán las noches del 2 y el 31 de enero. La última se denomina Luna Azul porque será la segunda de dos lunas llenas en un mismo mes. Además, sucederá un eclipse total, un supereclipse de Luna Azul, como lo llaman en la web especializada EarthSky.
El 14 de noviembre de 2016 ocurrió la superluna más grande en 70 años y no habrá otra igual hasta 2034, según informaba la NASA. Entonces, la luna llena se situó a a 356.512 km de la Tierra y el fenómeno provocó un auténtico entusiasmo.
Hay quien sostiene que las superlunas indican la llegada de algún desastre, pero esas creencias son solo superchería. Sin embargo, los científicos sí han encontrado que las fases de la Luna ejercen alguna influencia sobre plantas y mamíferos (los partos de las vacas parecen depender de la fase lunar) y, lo que es más inquietante, sobre los terremotos, según un reciente estudio.

Share:

FOTO: Los 'jeroglíficos' de Júpiter, en una espléndida imagen de la NASA

La imagen, que parece una pintura, ha sido difundida este jueves en la página web de la agencia espacial.


Este 30 de noviembre la NASA ha divulgado una impresionante imagen a color captada por la cámara instalada en la sonda Juno, la cual orbita el planeta Júpiter. La foto fue realizada cuando la nave espacial se encontraba a tan solo unos 19.000 kilómetros de las nubes del planeta, una distancia muy corta en los términos espaciales.
La imagen, que refleja el sistema de nubes en el hemisferio norte de Júpiter, fue captada por Juno el pasado 24 de octubre mientras la sonda estaba realizando su noveno vuelo en torno al planeta.
Debido al ángulo entre la sonda, Júpiter y el Sol, las nubes de mayor altitud se pueden ver proyectando sombras en su entorno. Tras recibirla de manos de la NASA, los científicos Gerald Eichstadt y Sean Doran mejoraron la instantánea. 


Share:

Detectan un exceso de energía cósmica que puede demostrar la existencia de materia oscura

Un satélite chino apodado como 'Rey Mono' ha detectado misteriosas señales espaciales.


En China se acaban de presentar los resultados de los primeros 530 días de funcionamiento de un satélite diseñado especialmente para cazar materia oscura en el espacio, informa la revista Science Magazine. El balance ha sido publicado este 29 de noviembre en la revista Nature.
El satélite chino Dark Matter Particle Explorer (DAMPE), que podría traducirse como 'explorador de partículas de materia oscura', fue lanzado en diciembre de 2015. Desde entonces, el DAMPE, también bautizado como 'Wukong' o 'Rey Mono', ha medido más de 3.500 millones de partículas que integran los rayos cósmicos, las cuales tienen cargas de energía superiores a los 100 teraelectronvoltios. Es decir, un trillón de veces más energía que la luz visible. Entre las partículas también había 20 millones de electrones y positrones, informa Xinhua


El 'Rey Mono' está equipado con varios detectores de partículas, entre los cuales se encuentra un calorímetro con más de 300 cristales BGO (germanato de bismuto) más grandes del mundo. Estos cristales refuerzan la capacidad de detectar partículas: por ejemplo, el DAMPE es capaz de distinguir un electrón de 50.000 protones, lo que lo convierte en el detector de partículas cósmicos con mayor resolución del mundo.
Precisamente este equipamiento ayudó al satélite a buscar las señales de desintegración de las partículas que son hipotéticas candidatas a ser de materia oscura: las WIMP (por sus siglas en inglés) o partículas masivas que interactúan débilmente. Según los investigadores, si la materia oscura realmente consta de estas partículas, en algunos casos ellas se destruirían entre sí y crearían pares electrón-positrón, que podrían detectarse como un exceso de partículas emitidas por objetos astrofísicos convencionales. Por ejemplo, explosiones de supernovas en una galaxia.

A lo largo de su funcionamiento, el DAMPE ha detectado 1,5 millones de electrones y positrones de rayos cósmicos por encima de un cierto umbral de energía, y este exceso de partículas resultó ser mucho mayor de lo que los especialistas esperaban. Ello "puede ser evidencia de [la existencia] de materia oscura", y el citado exceso "puede serlo de alguna otra fuente de rayos cósmicos", aventuró el astrofísico Chang Jin, uno de los autores principales de la investigación.
Hasta ahora los físicos habían deducido la existencia de materia oscura a partir de su efecto gravitacional sobre la materia visible, pero esta nunca se ha observado. Los últimos datos del DAMPE podrían finalmente demostrar su existencia, aunque aún se necesitan más estudios al respecto.

Share:

sábado, 11 de noviembre de 2017

Esta rara tormenta de plasma en el Sol le dejará sin aliento

Una foto de la NASA muestra unos filamentos, en realidad nubes de partículas cargadas, adquiriendo una forma que ha sido observada muy pocas veces.


La agencia aeroespacial estadounidense, la NASAha publicado en su página web una imagen en la que se puede ver una gran área oscura al lado de un embudo brillante de plasma solar. Los especialistas del Observatorio de Dinámica Solar de la agencia señalan que el fenómeno, registrado entre el 29 y el 31 de octubre, es bastante raro.

El embudo está formado por filamentos de nubes de partículas cargadas, cuya ubicación está influenciada por el campo magnético del Sol. Normalmente estas nubes tienen el aspecto de filamentos alargados e irregulares. Solo en contadas ocasiones han sido vistos dispuestos en forma circular.
El área negra a la izquierda de la región activa más brillante, por su parte, es un agujero coronal, una región magnéticamente abierta del Sol.


Aunque pueda que el fenómeno no tenga un gran valor científico, es notable por su rareza, afirman los científicos. La imagen fue tomada en una longitud de onda de luz ultravioleta extrema.
Durante los últimos meses, el Sol ha experimentado muchos eventos inusuales. La mayor atención se centró en la serie de erupciones solares que se produjeron en septiembre, algunas de las cuales se encontraban entre las más poderosas en la historia de la observación.


Share:

jueves, 9 de noviembre de 2017

Hallan un exoplaneta con una masa 13 veces mayor que la de Júpiter en el corázon de nuestra galaxia

Se trata de un cuerpo celeste que orbita una estrella a 22.000 años luz de la Tierra.


Un gigantesco exoplaneta ha sido descubierto en el corazón de nuestra galaxia por astrónomos Instituto Coreano de Astronomía y Ciencia Espacial (Corea del Sur). La investigación utilizó imágenes de alta resolución, registradas por los telescopios Spitzer de la NASA y el Experimento de Lente Óptica Gravitacional (OGLE).
El nuevo planeta extrasolar, bautizado como OGLE-2016-BLG-1190Lb, tiene una masa 13,4 veces superior a la de Júpiter y gira alrededor de una estrella enana G. Esta tiene una masa equivalente a un 0,89% de la del Sol. El OGLE-2016-BLG-1190Lb completa su órbita aproximadamente cada 3 años terrestres y a una distancia de 2 unidades astronómicas (UA) de su propio 'sol', detalla el portal Phys.org.

Tarea sumamente difícil

El cuerpo celeste se encuentra a 22.000 años luz de la Tierra, en medio del bulbo galáctico de la Vía Láctea. La detección de planetas mediante métodos convencionales se vuelve una tarea sumamente difícil en esta zona de la galaxia, dada la gran presencia de estrellas distribuidas de manera caótica.
Es la primera vez que un exoplaneta es descubierto mediante microlentes gravitatorias. Se trata de una técnica basada en la alineación de dos estrellas, una enfrente de la otra, en la dirección observada. Así, el haz emitido por la estrella más alejada es refractado y amplificado a causa de la gravedad de la estrella más cercana.
En consecuencia, en caso de existir un planeta que orbite la estrella más cercana, este cuerpo celeste puede ser detectado al bloquear la luz de la estrella que está en el fondo. Además, la cantidad de luz obstruida permite estimar la masa y el tamaño del exoplaneta descubierto con esta técnica.

Share:

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Hallan un "planeta monstruo" que no tendría que existir

Los astrónomos acaban de descubrir un inopinado dúo espacial que, teóricamente, no debería haberse formado: un planeta gigante que orbita alrededor de una estrella enana.


Un equipo internacional de astrónomos ha realizado un hallazgo desconcertante en la constelación Columba, ubicada a 600 años luz de nuestro sistema solar: un planeta más grande de lo esperado teniendo en cuenta las reducidas dimensiones de la estrella que orbita, reporta el portal Space.com.
La extraña pareja espacial la forman el gigante de gas NGTS-1b, cuyo tamaño es semejante al de Júpiter, que orbita una tenue y relativamente fría enana roja. El astro, según los especialistas, tiene solo la mitad de la masa y el radio del Sol. La distancia entre el planeta y su estrella constituye el 3% de la que media entre la Tierra y el astro rey. El cuerpo celeste recién descubierto recorre su órbita cada 2,6 días terrestres.


El radio del nuevo planeta equivale aproximadamente al 25% del de su estrella. Para comparación, el de Júpiter es solo un 10% del radio del Sol.


El hallazgo ha dejado perplejos a los astrónomos debido a que en teoría un tándem así no debería haberse formado. "El descubrimiento de NGTS-1b fue una sorpresa completa para nosotros: no se creía que planetas masivos así existieran alrededor de estrellas tan pequeñas", admitió el investigador principal del hallazgo Daniel Bayliss, de la Universidad de Warwick (Reino Unido).
"NGTS-1b fue difícil de encontrar, a pesar de ser un monstruo de planeta, porque su estrella madre es pequeña y débil", agregó Bayliss.
De acuerdo con los investigadores, se trata de la tercera vez que se topan con un gigante de gas que orbita alrededor de una enana roja, pero en este caso el planeta es mucho más grande que los vistos anteriormente.
El equipo internacional de astrónomos se pregunta cómo el astro pudo haber reunido suficiente material para construir un gigante de gas de tamaño de Júpiter durante la formación del sistema, recoge Space.com.

Share:

martes, 31 de octubre de 2017

Científicos encuentran un error en una popular teoría de la gravedad

Investigadores rusos han propuesto una modificación de un marco teórico que describe la gravedad en el seno de la Relatividad

Según los autores, la existencia de los agujeros negros es incompatible con la llamada teoría de Horndeski - Dominio público

Científicos de la Universidad Federal de Los Urales (Rusia) han concluido que una popular teoría de la gravedad, una subclase de la teoría de Horndeski y que parece funcionar perfectamente a escala cosmológica, en realidad no tiene aplicación en el mundo real. Según los resultados que han publicado recientemente en la revista Classical and Quantum Gravity, la existencia estable de los agujeros negros, constatada en el Universo, no es compatible con ese modelo teórico.
La Relatividad General ha demostrado ser capaz de describir el Universo y muchas de sus predicciones han sido comprobadas experimentalmente. Sin embargo, hay varias inconsistencias en esta teoría, relacionados con fenómenos como la expansión acelerada del Universo, la existencia de materia oscura y la imposiblidad de normalizar la gravedad. Por encima de todo sigue destacando el problema de no poder describir la gravedad en un nivel cuántico.

Todos estos problemas indican que la teoría de la Relatividad no es la teoría final para la gravedad, sino una aproximación (al igual que lo fueron antes las Leyes de Newton). Por este motivo, los teóricos buscan constantemente modificaciones para las teorías de la gravedad, que luego deben ser revisados con observaciones experimentales.
Una de estas modificaciones para la gravedad surge de asumir que la constante gravitacional, un parámetro físico que es igual en cualquier lugar del Universo, no es una constante, sino que debe ser sustituida por un campo que varía en función de su lugar en el tiempo y en el espacio. Estos principios postulan una gravedad definida en un campo escalar, en cada punto del cual la gravedad adquiere un valor distinto. Uno de los modelos teóricos que han hecho esto es la teoría de Brans-Dicke, y este parece ser uno de los modos más prometedores de expandir la Relatividad General.


En el trabajo presentado recientemente en Classical and Quantum Gravity, el equipo de la investigadora Daria Tretyakova exploró una de las otras teorías que pretende expandir la Relatividad, la llamada teoría de Horndeski. Al igual que el marco teórico de Brans-Dicke, esta teoría explica la gravedad en el seno de un campo escalar, pero sin las inestabilidades de la otra y sin parámetros extraños, como la masa negativa.

Cuando la teoría no encaja con la realidad

La teoría de Horndeski ha mostrado ser eficaz a la hora de describir la expansión del Universo y ser compatible con resultados experimentales. Sin embargo, en el presente trabajo los autores han encontrado que al aplicar el modelo de Horndeski los agujeros negros serían inestables, lo que no es compatible con las observaciones astrofísicas.
Por eso, el equipo de Tretyakova ha concluido que estos modelos no son válidos para describir el Universo, siempre y cuando se siga aceptando la existencia de los agujeros negros en el espacio como objetos estables. Para solucionarlo, los autores han modificado el modelo de Horndeski para describir la gravedad en un campo escalar de una forma compatible con la estabilidad de los agujeros negros. En los próximos trabajos, los autores tratarán de poner a prueba el modelo para comprobar su validez a nivel tanto cosmológico como a la escala de los objetos astrofísicos.

Share:

sábado, 28 de octubre de 2017

El extraño planeta en el que nieva protector solar

Situado a 1.730 años luz de la Tierra, este mundo anclado a su estrella alcanza temperaturas de más de 2.700ºC en su lado diurno

Recreación de Kepler-13Ab, que gira muy cerca de su estrella anfitriona, Kepler-13A. Al fondo, la compañera binaria de la estrella, Kepler-13B, y el tercer miembro del sistema de estrellas múltiples es la estrella enana naranja Kepler-13C - NASA , ESA y G. Bacon (STScI)

El telescopio espacial Hubble ha descubierto que en un abrasador planeta extrasolar a 1.730 años luz de la Tierra llamado Kepler-13Ab ocurre un fenómeno de lo más extraño: «nieva» protector solar. Pero irónicamente esa precipitación de óxido de titanio (el componente principal de las cremas solares) solo se produce en el lado nocturno permanente del planeta, por lo que cualquier visitante que llegara hasta allí dispuesto a broncearse con seguridad tendría que embotellar el producto, ya que no lo encontraría en el lado ardiente y diurno que siempre se enfrenta a su estrella.
¿Por qué sucede esto? Los astrónomos del Hubble creen que los poderosos vientos llevan el óxido de titanio hacia el lado nocturno más frío, donde se condensa en escamas cristalinas, forma nubes y se precipita en forma de nieve. La fuerte gravedad superficial de este mundo, seis veces mayor que la de Júpiter, saca la nieve de óxido de titanio de la atmósfera superior y la atrapa en la atmósfera inferior.


Según explican en la revista The Astronomical Journal, los científicos no buscaron específicamente el óxido de titanio. En su lugar, observaron que la atmósfera del planeta gigante es más fría a mayor altura, lo que es contrario a lo esperado. Este hallazgo llevó a los investigadores a concluir que una forma gaseosa absorbente de la luz de óxido de titanio, comúnmente encontrada en esta clase de planeta gigante gaseoso, conocido como Júpiter caliente, se ha eliminado de la atmósfera del lado diurno.

El planeta gigante gaseoso Kepler-13Ab comparado con varios planetas de nuestro Sistema Solar. El enorme exoplaneta es seis veces más masivo que Júpiter-NASA, ESA, y A. Feild (STScI)


Las observaciones del Hubble representan la primera vez que los astrónomos han detectado este proceso de precipitación, llamado «trampa fría», en un exoplaneta. Sin el gas de óxido de titanio para absorber la luz de las estrellas entrantes en el lado diurno, la temperatura atmosférica se vuelve más fría a medida que aumenta la altitud. Normalmente, el óxido de titanio en las atmósferas de un Júpiter caliente absorbe la luz y la irradia como calor, haciendo que la atmósfera se vuelva más cálida a mayor altura.

Mundos habitables
Este tipo de observaciones proporcionan información sobre la complejidad del clima y la composición atmosférica en los exoplanetas, y podrían ser aplicables algún día para analizar la capacidad de habitabilidad de los planetas del tamaño de la Tierra.
«En muchos sentidos, los estudios atmosféricos que estamos realizando en los Júpiter calientes ahora son análisis de cómo vamos a realizar estudios atmosféricos en planetas terrestres similares a la Tierra», señala Thomas Beatty, de la Universidad Estatal de Pensilvania en University Park. «Los Júpiter calientes nos proporcionan las mejores vistas de cómo son los climas en otros mundos. Comprender las atmósferas de estos planetas y cómo funcionan, lo cual no se entiende en detalle, nos ayudará cuando estudiemos estos planetas más pequeños que son más difíciles de ver y tienen características más complicadas en sus atmósferas».
El equipo de Beatty seleccionó Kepler-13Ab porque es uno de los exoplanetas conocidos más calientes, con una temperatura diurna de casi 2.760ºC. Observaciones anteriores de otros Júpiter calientes han revelado que las atmósferas superiores aumentan la temperatura. Incluso a temperaturas mucho más frías, la mayoría de los gigantes gaseosos de nuestro sistema solar también exhiben este fenómeno.
Kepler-13Ab está tan cerca de su estrella madre que está bloqueado por mareas. Un lado del planeta siempre se enfrenta a la estrella; el otro lado está en permanente oscuridad. (Del mismo modo, nuestra luna está sujeta a la Tierra, solo un hemisferio es permanentemente visible desde nuestro planeta).
Las observaciones confirman una teoría de hace varios años de que este tipo de precipitación podría ocurrir en planetas masivos y calientes con una poderosa gravedad.

Share:

Translate

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Publicidad

Visitas

Publicidad

Popular Posts